Esta nota fue vista 396 veces

COLEGIO NACIONAL MONSEÑOR PABLO CABRERA

Declarado Monumento Histórico Provincial por Ley N° 7485-2004, el colegio está ubicado en calle Santa Fe al 252 este, en la ciudad de San Juan.

Está emplazado en la manzana comprendida entre las calles Tucumán, Mitre, Avenida Rioja y Santa Fe. Fue fundado el 21 de mayo de 1862 como Colegio Preparatorio para la Universidad, durante el gobierno de Domingo F. Sarmiento, siendo este la base para la instalación del Colegio Nacional de San Juan fundado el 22 de diciembre de 1864 por decreto del presidente Bartolomé Mitre. Fue el tercer Colegio Nacional en el país.
Para 1895 ingresaron las primeras alumnas al colegio y en 1938 se instaló el Liceo de Señoritas Paula Albarracín de Sarmiento, funcionando paralelo al Colegio Nacional. Luego del desbastador terremoto de 1944, su edificio quedó intacto, sirviendo de Hospital de Emergencia.
Luego de trasladado de la órbita nacional a la provincial, el colegio pasó a denominarse Monseñor Dr. Pablo Cabrera, quien es el patrono del colegio. El colegio cuenta con piezas valiosísimas de laboratorio de física-química aportadas por el gran maestro, muebles, periódicos y libros, entre los que se encuentran un diccionario obsequiado por Sarmiento y una enciclopedia francesa de 1700. También obras pictóricas y retratos de personalidades de esta institución. Ocupando una manzana completa posee una gran belleza arquitectónica, del tipo monumentalista, uno de los pocos testimonios del San Juan pre ’44, de estilo renacentista.
Su construcción introdujo el concepto de retiro por frente, generando un gran atrio de acceso y reemplazó el corazón verde manzana por el de patios intermedios. Estos conceptos innovadores aun hoy se conservan inclusive en el nuevo bloque sobre Avenida Rioja.
El acceso principal se encuentra sobre calle Santa Fe y es a través de una serie de escalinatas de mármol blanco de carrara. El modelo de distribución funcional del edificio corresponde a las normas de educación de los establecimientos escolares franceses, en donde la distribución se realiza a través de grandes y largos ejes circulatorios, que delimitaban funcional y formalmente. El acceso principal se convierte en el eje distribuidor de las demás circulaciones y distribuciones interiores. En sus patios encontramos árboles de más de 80 años de vida.

Fuente: Gobierno de San Juan - www.sinca.cultura.gov.ar.