Esta nota fue vista 213 veces

BASÍLICA NUESTRA SEÑORA DE LOS DESAMPARADOS

Es la única en su tipo ubicada en la provincia de San Juan. Fue proclamada como tal por el Papa Benedicto XVI.

El 29 de junio de 2008, a 260 años de su fundación, la parroquia Nuestra Señora de los Desamparados fue proclamada, durante la fiesta de San Pedro y San Pablo, por el Papa Benedicto XVI como Basílica Menor.
El templo ostentó durante 160 años la categoría de parroquia. El cambio no fue una mera formalidad, sino que implicó un reconocimiento histórico, arquitectónico y religioso.
Para recibir este honor la parroquia debió cumplir con diversos requisitos pedidos por la Santa Sede como la dedicación del templo desde 1997, por la belleza litúrgica de su interior y por la veneración a santos como Santa María Goretti y José María Escrivá, cuyas reliquias se encuentran en el templo.
Otro de los requisitos cumplidos por Nuestra Señora de los Desamparados fue su larga y rica historia en la evangelización en San Juan.
La devoción a la Santísima Virgen de los Desamparados en la comunidad sanjuanina se remonta al siglo XVIII y fue introducida por los sacerdotes de la Compañía de Jesús que llegaron desde Chile.
Fue en 1748 aproximadamente cuando se levantó una capilla en el paraje de Puyuta en honor a Nuestra Señora de los Desamparados. En ese momento se dependía eclesiásticamente de la jurisdicción del Obispado de Santiago de Chile, siendo su obispo el doctor González Melgarejo.
El 27 de marzo de 1767 el Rey Carlos III de España firmó el decreto que ordenaba la expulsión de los jesuitas de España y América. El 22 de septiembre se hizo el inventario de lo que en esos momentos poseía la hacienda y Capilla de Puyuta, a cargo en ese momento de P. Pedro Morales (dicho documento todavía se conserva en el Archivo Parroquial de la ahora Basílica). A través del tiempo fueron sacerdotes de otras órdenes, especialmente los agustinos, quienes continuaron sosteniendo espiritualmente a los feligreses de los Desamparados.
La Diócesis de San Juan de Cuyo fue creada por Bula del Papa Gregorio XVI el 19 de septiembre de 1834. El 28 de julio de 1847 el Obispo Monseñor José Manuel Eufrasio de Quiroga Sarmiento erige canónicamente la parroquia Nuestra Señora de los Desamparados, en el mismo solar en el que se veneraba la imagen de la virgen desde hacía 100 años. Por entonces la extensión de la parroquia llegaba al oeste hasta el límite con Chile comprendiendo gran parte de los actuales departamentos Capital, Rivadavia, Rawson, Zonda, Ullum, Calingasta y parte de Chimbas.
La primera iglesia parroquial, que reemplazó la construida por los jesuitas, fue levantada a poco de su creación, era de estilo romano y tenía 580 metros cuadrados. Durante la celebración del Nacimiento del Divino Redentor, el 25 de diciembre de 1917, fue devastada por un incendio. Rápidamente los vecinos se organizaron y en tiempo récord, tan solo dos años, construyeron un nuevo templo el cual fue consagrado en febrero de 1919.
Una nueva calamidad tocó esta vez no solo las puertas de esta parroquia, sino de toda la provincia cuando el 15 de enero de 1944 un terremoto destruyó toda la ciudad. Ante esto se construyó una iglesia de emergencia y poco tiempo después se llamó concurso para la reconstrucción del templo, resultando ganador el arquitecto Ernesto Puppo, quien en esos momentos se desempeñaba como perito en la materia en la Santa Sede.
El 17 de diciembre de 1958 se celebró por primera vez la Sagrada Eucaristía en el nuevo templo, aún sin terminar. Y recién en 1962 pudo comenzar a utilizarse para celebraciones litúrgicas.
 

Deje su comentario

Debe estar logueado para ingresar un comentario, con su cuenta o

Comentarios de otros usuarios